LaCoRaMeCo Argentina

LA CONFEDERACIÓN
de Radios y Medios de Comunicación de Argentina

Piden el procesamiento del diputado Mario Caputo por estafa y otros delitos.

http://www.lacorameco.com.ar/imagenes/lapenta_8jun.jpg
El doctor Eduardo Lapenta es el abogado de la joven azuleña que fue designada, sin que lo supiera, como empleada del bloque del FpV en la Cámara de Diputados de la provincia. En su nombre cobraron 110.000 pesos. Eduardo Lapenta aseguró que hay elementos suficientes para procesar a Mario Caputo “porque está comprobado el delito y que él es el sospechoso principal en esta causa”.  Al hablar con este medio explicó que existe la certeza de que el diputado provincial cometió los delitos de estafa a la administración pública y falsificación material e ideológica de instrumentos públicos. Según relató, lejos de tratar de aclarar la situación, Caputo le ofreció dinero a la denunciante para que no siguiera adelante en esclarecimiento del tema.

“Vengo a solicitar se ordene el procesamiento y llamado a indagatoria del diputado Provincial Mario Daniel Caputo por existir certeza de la comisión de los delitos de estafa a la administración pública y falsificación material e ideológica de instrumentos públicos”. Así comienza la presentación radicada la semana pasada en una fiscalía de La Plata contra el legislador azuleño y precandidato a Intendente por el Frente para la Victoria.

Quien lo denuncia es una joven azuleña -no trascendió públicamente su nombre por razones de seguridad- que es patrocinada legalmente por el doctor Eduardo Lapenta.

Los hechos se remontan a 2012. En mayo de ese año la joven fue designada, por gestiones del diputado Caputo, como empleada del bloque del Frente para la Victoria en la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires. Pero la cuestión es que ella nunca pidió tal nombramiento, ni aceptó el cargo, ni firmó documento alguno, porque nunca se enteró de lo que sucedía. Lo que hicieron, según Lapenta indicó al hablar con este diario, fue una usurpación de su identidad y cobrar en su nombre -desde mayo de 2012 hasta enero de 2013- cerca de 110.000 pesos.

Fue en mayo de 2013 que la joven, enterada casualmente de la situación, radicó la denuncia penal en la Fiscalía N° 8 de Delitos Complejos de La Plata. Nueve meses después de esa presentación, alguien -no se sabe quién- restituyó poco más de 101.000 pesos en la cuenta. En el medio, la denunciante recibió a un asesor del diputado que le ofreció dinero “diciéndole que había sido un error y que se callara la boca”, sostuvo el abogado.

A dos años de la denuncia, sin que se hayan producido novedades judiciales al respecto, la semana pasada el doctor Lapenta volvió a presentarse en la fiscalía platense solicitando el procesamiento y llamado a indagatoria del diputado Mario Caputo “porque está comprobado el delito de estafa a la administración pública y de falsedad ideológica y material”.

La denuncia y un “callate la boca”

En un principio, Lapenta explicó que “antes de las elecciones de 2011, esta joven se acercó al espacio político de Caputo. Participó en algunas reuniones y una vez que lo vio le manifestó que tenía necesidad de trabajar. Caputo le dijo en ese momento que iba a hacer una cooperativa de trabajo para construir viviendas y que tal vez podía ser una suerte de empleada administrativa”.

Ante ese posible trabajo, el diputado le pidió una fotocopia del DNI que la denunciante entregó a una mujer azuleña llamada Fabiana Cruz.

Pero el ofrecimiento quedó sólo en eso. En la búsqueda de resolver su situación laboral y económica, la joven fue al Banco Provincia a pedir un microcrédito de 3.000 pesos.

“El empleado que la atendió, le dijo que con su sueldo podía sacar mucho más que eso. Ella no sabía de qué le hablaba. Cuando le muestra la pantalla de la computadora, surge que le estaban depositando todos los meses aproximadamente 13.000 pesos”, explicó, a lo que agregó que “se sorprendió mucho y lo consultó con un abogado de Azul que le sugirió que fuese a ANSES”.

Hacia allí fue y al sacar su historia laboral efectivamente aparecía con un cargo en la Cámara de Diputados bonaerense, siendo que hasta ese momento el único cargo que en verdad tuvo fue alguna suplencia como portera de escuela.

Con esos elementos, decidió hacer la denuncia penal en la fiscalía a cargo de Luis Surget. La justicia se consideró incompetente y la causa se remitió a La Plata, en un procedimiento habitual cuando la afectada es la Cámara de Diputados.

En mayo de 2013, finalmente quedó radicada en la Fiscalía N° 8 de Delitos Complejos a cargo del doctor Jorge Paolini “que básicamente trabaja en estos temas de corrupción”.

De ahí en más, no hubo novedades judiciales, pero sí de otro tipo. En noviembre de ese mismo año la joven recibió una llamada telefónica y posteriormente se presentaron en su casa un hombre que dijo ser asesor de Caputo y la propia Fabiana Cruz “con un sobre con 80.000 pesos, diciéndole que había sido un error y que se callara la boca. Ella le dijo que no”, resaltando la actitud de su clienta que a pesar de la situación económica adversa por la que atravesaba, rechazó de plano el dinero y siguió adelante. “Mario Caputo no esperaba que la joven tendría la dignidad para rechazarle el dinero. Tal vez cree que todo se puede comprar”, consignó.

Luego de ese episodio, en diciembre de 2013 “nueve meses después de la denuncia, se hace un depósito dentro de la Cámara, no consta quien lo hace, de 101.000 pesos. Este depósito confirma el delito, es decir que el dinero había sido retirado”.

“Usurpación de identidad”

Fue en marzo del año pasado cuando la joven recurrió a Lapenta, quien le sugirió que le envíe a Caputo una carta documento “para clarificar la situación”. Lo hicieron, aunque no sólo al diputado sino también a Fabiana Cruz y al Banco Provincia.

“En el caso de Caputo y Cruz ninguno de los dos contestó, y desde el Banco Provincia respondieron que no iban a dar ninguna información, refiriéndose a la cuenta que le habían abierto a nombre de ella, cuando nunca consintió ni autorizó ni firmó cuenta alguna. Es claramente una usurpación de identidad utilizando sus datos personales y la fotocopia del DNI que le pidieron engañada”, sostuvo.

Es que a nadie escapa que para abrir una cuenta sueldo existen ciertos mecanismos de seguridad y, entre otras cuestiones, para la utilización de la tarjeta el banco envía el código de acceso al domicilio real del agente, justamente para evitar que alguien distinto al titular pueda tener acceso simultáneo a la tarjeta de débito y a la clave inicial para operar. Asimismo, para extraer dinero por caja es imprescindible que se haya registrado en el propio banco la firma del agente.

A esto se suma que en esos meses, “aparece un colega a mi estudio para decirme que esto era un error y que querían llegar a un acuerdo”, que también fue rechazado y que en ese momento ascendía a 200.000 pesos.

Estafa, falsedad ideológica y material

A todo esto, Lapenta remarcó que en este caso el damnificado es el Estado ya que “está comprobado el delito de estafa a la administración pública, es decir, ese dinero se sacó sin que la persona a la que se le liquidaban los sueldos supiera ni hubiese consentido ni hubiese retirado el dinero”.

Además de eso, “está comprobado que hay una falsedad material porque se designa a una persona que nunca aceptó; una falsedad ideológica porque se hace una operatoria diciendo cosas que son falsas, y una falsedad de firmas, porque hay firmas falsas que difieren totalmente de la de ellas. Hubo una intencionalidad muy fuerte. No es solamente un error, no pudo serlo”.

Advirtió que técnicamente, desde el punto de vista del delito es irrelevante quién fue el receptor del dinero -que en este caso lo retiraba un empleado jerárquico de la Cámara (ver recuadro “Algunos puntos…”)-. “No hay necesidad de demostrar que alguien se benefició. El delito de estafa se configura típicamente con independencia de que el autor haya recibido beneficio alguno. Si Caputo usó el dinero o lo tuvo o no es irrelevante. Si él generó la maniobra es el autor responsable, aunque ese dinero haya ido para otra persona”.

Luego de esa explicación, el abogado advirtió que “acá viene la otra cuestión y es cómo actúa cada uno a posteriori”.

Entendió que después de enviarle la carta documento a Caputo, esperaban que se presentara en la Fiscalía para aclarar la situación y pedir que se investigue para así deslindar y determinar responsabilidades, pero nada de eso sucedió. Al contrario, “en lugar de ponerse a disposición para aclarar la situación, le mandó plata” y por estos días, una vez se hizo pública la denuncia, “lo único que ha hecho es una negativa al estilo Amado Boudou, diciendo que no es cierto”.

“Red de encubrimiento”

En el proceso de investigación, Lapenta comentó que la Fiscalía platense “en tres oportunidades le pidió a la Cámara que le informe quién solicitó que se retirara el dinero del banco. En las tres oportunidades, no contestó. Así, no tiene sentido seguir pidiéndoles oficio, por eso le pido a la Fiscalía que allane la Cámara de Diputados”.

Además, también libró un oficio al Banco Central “porque el Banco Provincia no puede dar el dinero de la caja de ahorro de alguien a cualquier persona, traiga la autorización que traiga”.

En ese marco, entendió que “acá hay una red de encubrimiento que está permitiendo que esto funcione y, con seguridad, este no es un caso aislado”.

Por esto, en la presentación hecha la semana pasada pidió el procesamiento de Mario Caputo “porque hay elementos suficientes para procesarlo, es decir vincularlo como imputado, porque está comprobado el delito y que él es el sospechoso principal en esta causa”.

PRECANDIDATOS

En un tramo de la nota con este diario, Eduardo Lapenta comentó que dio a conocer el tema por expreso pedido de la denunciante. “Muy ofendida porque Caputo estaba postulándose como precandidato a Intendente, mi clienta me dio la indicación en concreto de que hablara”.

Justamente son tiempos electorales y ambos son precandidatos. Consultado al respecto, advirtió que “lo primero que hay que desvincular es una cosa de otra. Desde el Partido Socialista nosotros ponemos por delante la decencia, y la idea de decencia es esto. Cualquier situación de corrupción hay que denunciarla”.

Añadió que “si Caputo hubiese actuado de buena fe y no tuviese nada que ver con esto, él mismo debió ser el denunciante, ocuparse de que esto se aclare y dar la satisfacción a esa persona, pero no con plata”.

Sin embargo “no hizo nada de eso, por lo tanto, claramente es el autor de esta maniobra”.

Comentó que esta situación se habló dentro del Socialismo y que “lo primero que evaluamos es que uno tiene obligación de denunciar este tipo de cosas con prescindencia de que salga bien o no. No me voy a preocupar si esto me suma o me resta votos. Sí me preocupa sobremanera que estemos instalando la idea de que la corrupción se pueda sencillamente pasar por alto”.

ALGUNOS PUNTOS DEL PEDIDO DE PROCESAMIENTO

– El diputado Mario Daniel Caputo gestionó la designación –con número de legajo 19.292–, con formularios que incluyen una o más firmas falsificadas, y requirió que se le liquidaran haberes de $ 12.930,97 mensuales según el detalle siguiente: desde mayo de 2012 hasta enero de 2013, que totaliza la suma de $ 109.914,02. A ello hay que sumarle los aportes previsionales y de Ioma a cargo de la empleadora –unos $ 18.685–, lo que arrojaría aproximadamente $ 128.599.

– Esa conducta delictual la realizó sin que la denunciante haya pedido la designación, ni prestado conformidad, ni aceptado el cargo, ni concurrido a firmar documental alguna, ni cumplido o presentado los requisitos básicos de un cargo público (toma de posesión, registrar la firma en el banco, presentar fichas de reincidencia, inscribirse en Ioma, obtener la tarjeta de débito, etc.). Tampoco haya cobrado directa ni indirectamente  haber total o parcial alguno, en ningún momento.

– Ese dinero fue: a) percibido en forma directa en la Tesorería de la Cámara de Diputados durante los meses de mayo, junio y julio de 2012, por persona distinta a la denunciante; y b) a partir del mes de agosto se realizaron depósitos bancarios en la cuenta sueldo n° 589717/3, abierta por la Cámara de Diputados en la Casa Matriz del Banco de la Provincia de Buenos Aires, que fueron percibidos en la Caja del Banco, por Gabriel Gustavo Ramiro, en su condición de empleado jerárquico y apoderado de la Cámara de Diputados, mediante cinco autorizaciones otorgadas con la firma del Presidente de ese cuerpo legislativo, Diputado Horacio Máximo González.

– El delito de estafa se consuma por el perjuicio al damnificado –la Cámara de Diputados–, sin que sea necesario que exista o que se demuestre que hay alguien que obtuvo un enriquecimiento.

– La restitución del bien o dinero sustraído, nueve meses después de efectuada la denuncia penal, en un intento de lograr la impunidad, no cambia nada, porque la consumación excluye la tentativa

– Existen elementos de convicción suficientes para considerar, prima facie, que el autor de los delitos de estafa y falsificación de instrumento público, es el Diputado Mario Daniel Caputo: es el único Diputado Provincial de la ciudad de Azul, adonde vive la denunciante; no impulsó la baja en la designación; no contestó la carta documento, en lugar de hacerlo le ofreció por intermedio de un abogado, la suma de $ 200.000 con más las costas de actuación del abogado, que no fueron aceptados; y no compareció espontáneamente ante la fiscalía, ni promovió las acciones dirigidas a demostrar que podía existir un autor distinto de su persona.

– Esto pone también en crisis la conducta del Banco de la Provincia de Buenos Aires, porque autorizó el retiro por caja en transgresión a toda normativa civil, comercial o bancaria. Tampoco informó a la denunciante –clienta del Banco en otras operaciones– lo que había sucedido con la cuenta sueldo abierta delictualmente a su nombre.

– Se han negado a esta parte el acceso al legajo fiscal, adonde se acumula prueba valiosa para el avance de la investigación.

– La maniobra de designación, apertura de cuenta sueldo, depósito y luego extracción de los fondos, es muy compleja, y ha precisado de complicidades.

– Por lo expresado anteriormente solicito que se ordene el procesamiento y cite a declaración indagatoria al Diputado Mario Daniel Caputo.

Volver

08/06/2015 (2348)        compartir en facebook compartir en twitter compartir en Whatsapp



 

  ARBIA Informa
Resumen Semanal
 

http://www.lacorameco.com.ar/imagenes/ArbiaLogInt.jpg


Osvaldo Frances en La CIDH
   OEA Washington EE.UU
Denunciando los DNU de Macri


http://www.lacorameco.com.ar/imagenes/Varela_Nov.jpg



http://www.lacorameco.com.ar/imagenes/cgera1.jpg



http://www.lacorameco.com.ar/imagenes/Red1.jpg



http://www.lacorameco.com.ar/imagenes/Tri-Logo-Ventas.jpg



http://www.lacorameco.com.ar/imagenes/trialcom_165-ov.gif


http://www.lacorameco.com.ar/imagenes/mex1.jpg


http://www.lacorameco.com.ar/imagenes/f4.JPG


http://www.lacorameco.com.ar/imagenes/FILE083.JPG


http://www.lacorameco.com.ar/imagenes/mex2.jpg


http://www.lacorameco.com.ar/imagenes/FILE078.JPG


http://www.lacorameco.com.ar/imagenes/ab1.jpg


http://www.lacorameco.com.ar/imagenes/Frances_Nocetti_CIDH.jpg


http://www.lacorameco.com.ar/imagenes/ab2.jpg


http://www.lacorameco.com.ar/imagenes/pucara.jpg

http://www.lacorameco.com.ar/imagenes/f1.JPG


http://www.lacorameco.com.ar/imagenes/a3.jpeg


http://www.lacorameco.com.ar/imagenes/ab3.jpg


http://www.lacorameco.com.ar/imagenes/oea_111659.jpg


http://www.lacorameco.com.ar/imagenes/osvaldo_14feb.jpg